domingo, 27 de julio de 2008

La Torre de Anemas

La Torre de Miguel Anemas, también llamada el "Bastión de Isaac Ángel", fue usada como una de las prisiones más importantes de Constantinopla. Se encuentra en el sector norte de las Murallas Terrestres de Constantinopla (Estanbul), allende el antiguo sector donde se había encontrado la Residencia Imperial de las Blaquernas, de la cual, actualmente, solo quedan ruinas como el Palacio Pofirogénito y la pequeña iglesia de Nuestra Señora de las Blaquernas.


En el sur, la Torre de Isaac Ángel es anterior a la Anemas Norte, en efecto la 1era. fue parte del sistema defensivo empleado por el emperador Heraclio, el vencedor de los persas, y el segundo se erigió con el objetivo de fortificar el promotorio del Palacio de las Blaquernas, residencia imperial escogida por Alejo I Comneno (1081-1118), primer emperador de la Dinastía Comnena (1081-1185). Después de que esta parte del Palacio (el promotorio) fuera abandonada, este importante bastión pasó a ser usado como prisión imperial (aparte del territorio comprendido por el Gran Palacio de Constantinopla, a orillas del Mar de Mármara).


En su maravillosa obra La Alexíada, la princesa Ana Comnena, hija del emperador Alejo I, narra que durante el reinado de su padre, hubo una conspiración en la que se vió involucrado el noble general Miguel Anemas, el cual fue encerrado en la Torre, donde pasó la noche. Al siguiente día, Miguel Anemas fue llevado por las calles de Constantinopla para ser ejecutado, mientras la población le insultaba y le humillaba; la joven princesa Ana y sus hermanas, las Porfirogénitas (nacidas en la cámara de parto púrpura de las emperatrices), rogaron a su madre, que estaba rezando junto al emperador en la Capilla de Palacio, que intercediera ante su padre por aquel desdichado general, y por lo cual Alejo, momentos antes de que Anemas fue ajusticiado, le perdonó la vida.


Mientras tanto, en su extensa y magnifica obra "Historia", Nicetas Choniates nos cuenta que la segunda personalidad de renombre que estuvo encerrado en la Torre de Anemas, no fue ningún general rebelde o cortesano conspirador, sino fue un Emperador de Bizancio!!!!. Se trataba del emperador Isaac II Ángel (1185-1195), descendiente de Alejo I por línea materna, el cual había derrocado al último Comneno reinante (Andrónico I) y habia expulsado a los normandos de Macedonia y Grecia. Isaac, que había mandado a construir una torre cercana a la de Anemas (por lo cual se les asemeja e incluso identifica) como residencia privada con material de iglesias arruinadas, fue derrocado por una conspiración encabezada por su hermano y altos mandos del ejército bizantino mientras había salido de caza hacia Stagira, cerca de la Capital.

El pelirrojo Isaac, fue llevado ante la presencia de su hermano Alejo, el cual ordenó que lo cegaran y lo encerraran de por vida en la Torre de Anemas, a pesar de que cuando Alejo estuvo encerrado en las mazmorras de Acre y Antioquía, Isaac mandó flotas y dinero para rescatar a su hermano, y posteriormente le honró con numerosos títulos y riquezas. Después de casi 8 años en los sombríos calabozos de la Torre de Anemas (que desde ese hecho empezó a llamarse también "Bastión de Isaac Ángel"), Isaac sería liberado por los cruzados francos y venecianos de la 4ta.Cruzada, traídos por su hijo Alejo IV.

En el año 1307, Miguel Comneno, hijo del Sebastocrátor rebelde de Tesalia Juan I Ducas (1268-1289), era prisionero del emperador Andrónico II Paleólogo (1282-1328), y había tratado de escapar con anterioridad a Atenas, donde su hermana Helena era duquesa-consorte, con ayuda de un miembro de la Guardia Varenga, aunque sin éxito alguno. Trató entonces en el año ya dicho, incendiar la prisión, cosa que logró con éxito, y escapar de Constantinopla, aunque mientras huía fue confrontado por los Varengos de la Guardia Imperial, y con espada en mano, como relata D. Nicol, luchó como un tigre antes de caer bajo los hachazos de los Varengos.

En el año 1376, Andrónico IV Paleólogo, hijo del Emperador Juan V (1341-1391) mandó a encerrar a su padre y hermanos (Manuel y Teodoro) en la torre de Anemas. Andrónico, que había destronado a su padre, gobernó con ayuda genovesa hasta el 1379, cuando su padre, ayudado por un tal Angelos, huyó con sus hijos de la prisión y pidió ayuda a los Turcos de Murad I, con los cuales destronó a su hijo. La Emperatriz Helena Cantacuzena, mujer de Juan V y madre de los príncipes, había sido encerrada en la prisión por su propio hijo Andrónico IV por acusársele de colaborar en la liberación de su padre el Basileus.


Estos son los cuatro hechos más importantes y anecdóticos de la Historia de la Torre de Anemas, uno de los últimos restos del antiguo Imperio Bizantino, una joya visible, en las Grandes Murallas de la Capital de Bizancio.



Bibliografía:


1) Ana Comnena: The Alexiad by Anna Comnena and E.R.A. Sewter, Penguin Classics.

2) Nicetas Choniates: O city of Byzantium, Annals of Niketas Choniates. Ed. Harry Magoulias (Detroit, 1984).

3) Laonikos Chalkokondyles: Historiarum Demostrationes. Ed. E. Darkó (Budapest, 1912). También hice uso de la versión del Bonn Corpus.

4) Donald M. Nicol. The Last Centuries of Byzantium. Cambridge, 1993.

5) Donald M. Nicol. The Despotate of Epiros, 1267-1479. Cambridge, 2010.



Para un tour por la Torre, véase: